Español

Los niños no baliarán hasta que aprendamos del pasado

¿Nos hemos olvidado de cómo se aprende? ¿Podríamos haber conseguido un acuerdo jurídicamente vinculante hace años? Tal vez incluso a tiempo para detener el calentamiento global a 1°C. Pero no lo hicimos. ¿Por qué? Tal vez tenemos que mejorar respecto a cómo aprendemos del pasado.


Un hombre que lleva un sombrero hecho de papel de aluminio acaba de acercarse a mí en París. Él me dice que predijo el cambio climático en los ochenta, pero que nadie lo escuchó. Debido a esto, ha decidido postularse para el Congreso de los Estados Unidos. En tanto que sospecho de la eficacia de su enfoque para prevenir la abducción alienígena (¡el poder del sombrero de papel de aluminio!), y de sus calificaciones sobre política americana, él tiene razón cuando dice que conocemos los impactos del cambio climático desde hace ya un tiempo. Las comunidades han reconocido los cambios en los patrones ambientales durante generaciones; los científicos han estado escribiendo artículos sobre las conexiones entre el CO2 y el aumento de las temperaturas durante décadas; y los medios de comunicación han estado informando sobre ello durante más de 50 años (eche un vistazo a este artículo del New York Times de 1956).

Entonces, ¿por qué nos ha llevado hasta ahora intensificar nuestras acciones respecto a esto? Una razón es, que parece que somos incapaces de aprender.

Imagínese cómo sería el mundo hoy por hoy si hubiéramos actuado de inmediato frente a la primera evidencia de que el cambio climático era inducido por el hombre. Podríamos estar viendo una tendencia decreciente en vez de creciente respecto a las pérdidas por desastres. Sin embargo, incluso ahora, con la evidencia irrefutable y los argumentos sólidos, los estados todavía proporcionan subsidios a los combustibles fósiles y priorizan el crecimiento a corto plazo. Lo hacen a sabiendas de que la búsqueda de un equilibrio entre las energías renovables y las de otro origen, conducirá finalmente a un crecimiento más sostenible, menos pobreza para sus ciudadanos, menos desastres y, tal vez, relaciones políticas más fuertes. En la COP21, los estados negociaron el nuevo Acuerdo Climático hasta que se hizo más y más débil, y falló en comprometerse a reducciones suficientemente grandes en sus pdfemisiones nacionales individuales, para evitar que el mundo caiga en el umbral superior científicamente probado del calentamiento inmanejable. Por supuesto, hay que reconocer que existen principios importantes y desafíos políticos funcionando en el contexto, incluidas las diferencias sobre la responsabilidad por el calentamiento y las pérdidas que observamos ahora. Pero incluso estas conversaciones han ocurrido una y otra vez anteriormente, se acordaron los principios en la convención, sin embargo, ¡los mismos debates empiezan de cero cada vez que los estados se reúnen!
Además, las NU no han aprendido de los procesos de negociación aleatorios anteriores. El Presidente del grupo de los Países Menos Adelantados (PMA), el Sr. Giza Gaspar-Martins de Angola, dijo de la COP21: "El proceso en sí mismo es una barrera para lograr el progreso que necesitamos para los países que representamos. Al haber demasiadas reuniones simultáneas tenemos pocas oportunidades de representar plenamente nuestros problemas en estas discusiones vitales". Muchos estados también han dicho que querían más tiempo; que unos días más podrían haber dado lugar a un mejor acuerdo.

¿Le suena conocido? Parece que todos los procesos de acuerdo de un marco de las NU se han excedido u obligado a los estados a trabajar durante toda la noche. Tengo recuerdos horribles de ver al grupo de niños que iba a actuar en la ceremonia de clausura de la Conferencia Mundial de UNISDR sobre la Reducción del Riesgo de Desastres en Sendai este año, cuando se les dijo que ya no podrían bailar porque los gobiernos todavía estaban negociando el Marco de Sendai, 48 horas después de que se suponía que debían haber terminado. ¡Imagínese que los organizadores de las NU hubieran aprendido de la última docena de veces y hubieran proporcionado suficiente tiempo para dedicar a las discusiones significativas!

De cara al futuro, el Acuerdo Climático sólo funcionará si sistemáticamente registramos y construimos de lo aprendido en el terreno. Esto es particularmente crítico para el gasto en la recién acordada financiación a la adaptación. Así como cambia el clima, y los medios de vida y las personas se transforman, las soluciones para la reducción de riesgos y la adaptación tendrán que variar con el fin de ser adecuadas y eficaces. Nosotros, por lo tanto, no podemos simplemente volver a inyectar dinero en los mismos proyectos. Debemos aprender y adaptarnos.

Entonces, ¿qué podemos hacer para asegurar que nuestro historial de fracasos de aprendizaje se convierten en una cosa del pasado, y que el nuevo Acuerdo Climático efectivamente fortalece la resiliencia de las comunidades? Tenemos que asegurarnos de que todos pueden tener acceso al conocimiento local, entender sus implicaciones, y tener la voluntad de aplicarlo. Hasta que los políticos se den cuenta y actúen sobre lo que sucede a nivel local, la reducción del riesgo de desastres y las políticas de adaptación, y las acciones, pueden seguir siendo inapropiadas e ineficaces. Con relación a esto, GNDR planea extender el programa Frontline, que monitoreará periódicamente los puntos de vista locales sobre las amenazas prioritarias que afrontan, las acciones que pueden reducir los impactos y las barreras que impiden el cambio. Luego, proporcionará esta información en una plataforma de código abierto accesible, que fortalecerá las capacidades de la sociedad civil para utilizar esa información para persuadir a sus gobiernos a llevar a cabo cambios, y utilizará los resultados para crear una línea de base local para el progreso contra los marcos post-2015.

Queremos asegurarnos de que el conocimiento local existente no se ignora una vez más, y que nos ayuda a aprender cómo hacer una mejor reducción del riesgo de desastres, adaptación y desarrollo en el futuro. Usted puede leer aquí más sobre Frontline y sobre cómo puede participar.

 

Related items

Únete a GNDR como miembro

Contactos

Teléfonos: +44 208 977 7726 | 1833 | 2860

Correo electrónico: info@gndr.org

Únete a la conversación

Nos apoyan

European Commission words under blue flag with yellow stars    
usaidhorizontal small
UK Government logos 2012 UK AID    australian aid blue and red
Switzerland logo-ministry-of-foreign-affairs
GIZ on behalfof BMZ
Sverige Sweden SIDA Logo

Dirección

Oficina del Nodo Global

Red Global de Organizaciones de la Sociedad Civil
para la Reducción de Desastres
8 Waldegrave Road, Teddington,
Londres
TW11 8HT
Reino Unido

Nodos Regionales »

Miembro de