Español

UNISDR necesita una definición mejor de ‘Vulnerabilidad’

El Dr. Ben Wisner es un académico renombrado y miembro de GNDR El Dr. Ben Wisner es un académico renombrado y miembro de GNDR

En esta breve pieza, Ben Wisner hace una crítica incisiva de una definición aséptica de "vulnerabilidad", proporcionada por UNISDR, donde se omiten las relaciones de poder, el fracaso institucional y la intencionalidad.


Los modelos de vulnerabilidad son, de hecho, definiciones ampliadas (a veces taxonomías) que sugieren a diferentes niveles de detalle los procesos biofísicos y sociales que se combinan para producir la susceptibilidad a la pérdida y al daño, y los obstáculos a la recuperación. Estos modelos son, en su mayor parte, resúmenes esquemáticos o marcos para hacer preguntas (Wisner et al., 2012). En tanto que UNISDR considera actualizar su terminología sobre la reducción del riesgo de desastres, una cuestión importante es justamente qué nos evoca lo que cuestiona su definición de vulnerabilidad. ¿Qué esferas de la vida humana excluye al guardar silencio acerca de ellas? ¿Cuáles son las esferas que favorece?

Birkmann (2006; 2013) sugiere que la vulnerabilidad puede ser conceptualizada en una serie de grados de complejidad y escala que se incrementan. Las definiciones que se presentan a continuación se ubican todas dentro de los tres espacios conceptuales más complejos definidos por su diagrama (Figura 1).

Chambers fue uno de los primeros en introducir formalmente el término ‘vulnerabilidad’ dentro del análisis de la pobreza rural. El término surgió como uno de los cinco elementos que se conectaban entre sí, produciendo lo que él denominó un ‘efecto de arrastre’ o ‘trampa de privación’ (Chambers 1983: 112): una condición de ‘pobreza rural integrada’ de la que es muy difícil sustraerse uno mismo. Los otros elementos fueron la impotencia política, la debilidad física (problemas de salud), el aislamiento y la pobreza económica (véase también Wisner et al, 2012.: 22).

 Diagram of concentric circles of vulnerability

Figura 1: Representación de Birkmann de la escala y complejidad del concepto de vulnerabilidad

[Fuente: Birkmann (2013: 39)]

 

Wisner et al. (2004: 11) estableció una definición que se utiliza a menudo: por vulnerabilidad entendemos las características de una persona o grupo y su situación, que influye en su capacidad para prever, hacer frente, resistir y recuperarse del impacto de una amenaza natural (un evento o proceso natural extremo).

Anderson y Woodrow ([1989] 1998: 10), pioneros en el desarrollo de métodos prácticos de evaluación de la vulnerabilidad y la capacidad (VCA, por sus siglas en inglés) definen la vulnerabilidad como ‘los factores a largo plazo que afectan la capacidad de una comunidad para responder a eventos, o que la hacen susceptible a las calamidades’. Continúan con la distinción entre lo material y lo físico, lo social y lo organizativo, las vulnerabilidades de motivación y las actitudinales (pp. 13-14).

Alexander ofrece una definición muy amplia pero útil (2013: 980): la vulnerabilidad representa el posible daño incurrido por una persona, activo, actividad o conjunto de ítems que están en riesgo. ... El riesgo está motivado por amenazas naturales, tecnológicas, sociales, intencionales o complejas, y el resultado potencial es un desastre. Dado que principalmente es el resultado de factores sociales, económicos, políticos y culturales en la toma de decisiones, la vulnerabilidad es una construcción social'.

Alexander continúa distinguiendo seis tipos de vulnerabilidad (p. 982).

  1. 1. Económica: las personas carecen de la adecuada ocupación.
  2. 2. Tecnológica (o tecnocrática): causada por la peligrosidad de la tecnología.
  3. 3. Residual: causada por la falta de modernización.
  4. 4. Delictiva: causada por la corrupción, negligencia, etc.
  5. 5. De reciente creación: causada por cambios en las circunstancias.
  6. 6. Total: la vida es generalmente precaria.

UNISDR se comprometió a actualizar y a modificar su terminología después de su largo programa de diez años en la reducción del riesgo global, a partir de la expiración del Marco de Acción de Hyogo. Todavía está llevándose a cabo la revisión de la terminología de las NU, sin embargo, a partir de agosto del 2015, el recién establecido Marco de Acción de Sendai continuó definiendo la vulnerabilidad tal como lo hizo el MAH. La definición es una versión algo ampliada de la encontrada en UNISDR (2009), y dice lo siguiente (UNISDR, 2015: 31).

Las condiciones determinadas por factores físicos, económicos, sociales y ambientales que aumentan la susceptibilidad de una comunidad a los impactos de una amenaza.

Dada la influencia que tienen las NU sobre los gobiernos y, en cierta medida, sobre los científicos que asesoran a los gobiernos, vale la pena considerar esta definición en profundidad.

Lo primero que se nos hace patente, es la debilidad de esta formulación. ¿Cuál es la diferencia entre las condiciones ‘físicas’ y ‘ambientales’? ¿Cómo se define una ‘comunidad’? La definición sugerida del 2015 es, de hecho, un retorno a la definición de UNISDR del 2004 (UNISDR, 2004). Estrictamente hablando, esto constituye un gran paso hacia atrás en comparación con la versión del 2009, porque en el 2004 la palabra ‘comunidad’ carecía totalmente de matices. Se deja asumir al lector que esta unidad socio-espacial contiene gente homogénea que es toda vulnerable al mismo tiempo y en el mismo grado. En el 2009 se eliminó en parte esta ambigüedad con la frase: ‘la vulnerabilidad varía considerablemente dentro de una comunidad a lo largo del tiempo'. Sin embargo, habría sido más exacto decir, 'dentro de una comunidad y, a lo largo del tiempo' señalando la realidad de que hay ganadores y perdedores en cada situación, y una considerable diferenciación entre las personas en las unidades socio-espaciales primarias.

Sin embargo, los problemas de esta definición son más profundos que el uso de un lenguaje inexacto. Sorprende por su ausencia de cualquier referencia política (Mascarenhas y Wisner, 2012). También faltan las relaciones de poder presentadas por Alexander y Chambers. No hay pruebas de los fracasos institucionales marcados por Birkmann, y por Anderson y Woodrow. Por otra parte, no hay lugar en la burocracia de las NU para la intencionalidad - ya sea maligna, como en el concepto de Alexander de 'vulnerabilidad delictiva’, o benéfica como en el concepto de ‘la capacidad de prever, afrontar y recuperarse' que se encuentra en la definición de Wisner y sus coautores.

En resumen, ¡las palabras importan! (Figura 2) Los silencios también importan. Las definiciones dependen de modelos y marcos - implícitos o asumidos, o, a menudo, explícitos. Cualquiera que sea su forma, la formulación de un problema (como la reducción del riesgo de desastres) empuja a la gente a hacer ciertas preguntas y a no pensar en otras. Al punto que faltan de la definición actual de UNISDR (y posiblemente de la futura) los conceptos de poder, fracaso institucional e intencionalidad, parece que una nueva generación de investigadores, profesionales y responsables políticos son guiados sutilmente lejos de estas áreas de la vida humana.

image2

Figura 2: Las palabras importan [Fuente: Foucault (2008) [1983] arte de la cubierta (pintura de René Magritte)]

REFERENCIAS CITADAS

  • Alexander, D. (2013) Vulnerabilidad. En: K. Penuel, M. Statler and R. Hagen, eds, Encyclopedia of Crisis Management, pp. 980-983.
  • Anderson, M. and Woodrow, P. (1998 [1989]) Rising from the Ashes: Development strategies in times of disaster. Boulder, CO: Lynne Rienner.
  • Birkman, J. (2006) Measuring vulnerability to promote disaster-resilient societies: conceptual framework and definitions. En: J. Birkmann J., ed, Measuring vulnerability to natural hazards, pp. 9-54. Tokio: United Nations University Press, Tokio.
  • Birkmann, J., ed (2013) Measuring Vulnerability to Natural Hazards. 2ª edición. Tokio: United National University Press.
  • Foucault, M. (2008) [1983] This is Not a Pipe. Edición del 25º Aniversario. Berkeley, CA: University of California Press.
  • Mascarenhas, A. y Wisner, B. (2012) Politics: Power and disaster. En: B. Wisner, JC Gaillard and I. Kelman, eds, The Routledge Handbook of Hazards and Disaster Risk Reduction, pp. 48-60. Londres: Routledge.
  • UNISDR (2015) Proposed Updated Terminology on Disaster Risk Reduction: A technical review. Agosto. Ginebra: UNISDR
  • UNISDR (2009) UNISDR Terminology on Disaster Risk Reduction. Ginebra: UNISDR http://www.unisdr.org/we/inform/publications/7817.
  • UNISDR (2004) Terminología: Basic terms of disaster risk reduction. Ginebra: UNISDR
  • Wisner, B., Blaikie, P., Cannon, T. y Davis, I. (2004) At Risk: Natural hazards, people’s vulnerability and disasters. 2ª edición. Londres: Routledge.
  • Wisner, B. Gaillard, JC y Kelman, I. (2012) Framing disaster: Theories and stories seeking to understand hazards, vulnerability and risk. En: B. Wisner, JC Gaillard and I. Kelman, eds, The Routledge Handbook of Hazards and Disaster Risk Reduction, pp. 18-34. Londres: Routledge.

Related items

Únete a GNDR como miembro

Contactos

Teléfonos: +44 208 977 7726 | 1833 | 2860

Correo electrónico: info@gndr.org

Únete a la conversación

Nos apoyan

European Commission words under blue flag with yellow stars    
usaidhorizontal small
UK Government logos 2012 UK AID    australian aid blue and red
Switzerland logo-ministry-of-foreign-affairs
GIZ on behalfof BMZ
Sverige Sweden SIDA Logo

Dirección

Oficina del Nodo Global

Red Global de Organizaciones de la Sociedad Civil
para la Reducción de Desastres
8 Waldegrave Road, Teddington,
Londres
TW11 8HT
Reino Unido

Nodos Regionales »

Miembro de