Español

Pocas vidas perdidas comparado con el Haiyan, pero los tifones siguen destrozando los medios de vida en Filipinas

¿Ha aprendido Filipinas del tifón Haiyan del año 2013? ¿Estaba preparado el país para el tifón Koppu? Esta vez se han salvado miles de vidas, en comparación con Haiyan, pero los individuos tienen que colaborar para lograr un objetivo de cero accidentes. Y mientras que los medios de comunicación elogian los números relativamente bajos de vidas perdidas, hay poca mención del impacto enorme que el Koppu ha causado en los medios de vida.


Escrito por: Elle Fernández (Centro Regional para Asia IIRR) y Bruno Haghebaert (Secretaría de GNDR)

El tifón Koppu (Lando, en Filipinas), que azotó el centro y norte de Luzón el domingo 18 de octubre, es el segundo tifón más fuerte que azotó al país este año. Los vientos violentos y las lluvias torrenciales golpearon a gran parte de la isla de Luzón, provocando que los ríos crecieran más allá de sus diques y causando daños considerables a las casas y pertenencias de las personas. Pero el número de víctimas, que según el Consejo Nacional de Gestión de la Reducción de Riesgos de Desastres (NDRRMC, por sus siglas en inglés) actualmente asciende a 35, se reduce al mínimo debido a las evacuaciones preventivas eficaces implementadas estrictamente por las respectivas unidades de gobierno local. Los esfuerzos llevados a cabo por el gobierno de Filipinas en los últimos años, invirtiendo en una mejor preparación y en la protección de su población, están empezando a dar sus frutos.

En la última década, el país estuvo siempre en el extremo receptor de más de 20 tifones al año. Al menos la mitad de estos causaron grandes daños y un número considerable de víctimas mortales. Con el fin de institucionalizar la reducción del riesgo de desastres (RRD), el país promulgó la Ley de Gestión y Reducción del Riesgo de Desastres Nacional, en el año 2010. Esta ley obliga a todas las unidades del gobierno local, en cada una de las tres regiones insulares de Luzon, Visayas y Mindanao, a implementar estrictamente las medidas de prevención y preparación para hacer frente a los desastres inminentes causados por las amenazas naturales. Al mismo tiempo demandó la integración efectiva de la adaptación al cambio climático (ACC) en las medidas de RRD, según lo estipulado por la Ley de Cambio Climático del 2009.

El 8 de noviembre del 2013, el tifón Haiyan de categoría 5, no sólo devastó la ciudad de Tacloban y el resto de las nueve regiones, pero conmocionó a toda la nación filipina. Se podrían haber evitado las más de 7 000 muertes, si hubiera habido un esfuerzo continuo de alertar, evacuar, anticipar y prepararse para el peor de los casos, y las comunidades y autoridades locales hubieran estado mejor informadas de lo que podría ser el impacto de una marea tormentosa. Esta experiencia dolorosa enseñó a cada filipino una valiosa lección sobre cómo mejorar sus habilidades de preparación y rapidez. Después del Haiyan, tanto las organizaciones no gubernamentales internacionales como las nacionales aprendieron las lecciones de la experiencia del Haiyan, y reforzaron las intervenciones de RRD y ACC a nivel comunitario, donde se refuerza la colaboración con el gobierno local.

Aunque no fue muy alto el número de víctimas causadas por el tifón Koppu, aún se podrían haber salvado vidas si la gente hubiese tomado las medidas de preparación necesarias y hubiese habido una notificación de alerta temprana más eficaz. A pesar de todos los esfuerzos de concienciación por parte del gobierno y de las ONG, todavía había algunas personas recelosas de dejar sus propiedades en el medio de la calamidad inminente, por temor a perder sus propiedades a causa de los saqueadores. Al aplicar las medidas de preparación, a menudo existe el reto de que algunos miembros de la comunidad no evacuarán hasta que se encuentran sentados encima de los techos de sus casas, lo que hace difícil la labor de los equipos de rescate. Las unidades del gobierno local y los equipos de rescate están haciendo lo que les corresponde, pero la RRD no puede ni debe ser responsabilidad únicamente de los funcionarios del gobierno. La población debe cooperar y colaborar para hacer realidad el objetivo de cero víctimas en un lugar tan golpeado por los tifones.

Mientras que los ciudadanos reconocen los efectos de empeoramiento del cambio climático, y aceptan el hecho de que tifones tan fuertes como el Koppu ya son "normales", todavía hay mucho trabajo por hacer en la protección no sólo de sus vidas, sino también de sus medios de vida. Las comunidades podrían ser suficientemente resilientes como para soportar y sobrevivir el tifón, pero aún los medios de vida son los que sufren lo peor.

No es suficiente con minimizar las muertes. Todavía hay mucho por hacer en cuanto a la restauración y protección de los medios de vida. Aunque a estas alturas todavía no se ha calculado exactamente, el daño a la agricultura es enorme. El Gobierno estima que los daños a la agricultura y a la infraestructura están en torno a los US $157 millones. Entre los más afectados se encuentran miles de agricultores de arroz y vegetales, y se espera que su recuperación sea aún más dilatada. La parte norte de Filipinas es una zona agrícola. Después de que el tifón Koppu les arremetiera, los campos de arroz se han convertido en pantanos, justo en el momento en que la mayoría de los agricultores habían solicitado préstamos para la plantación. Como resultado, el ciclo de la pobreza y vulnerabilidad perpetúa y se agrava. Más allá de conseguir reducir las pérdidas de vidas, esta situación es la que resulta más difícil de abordar en este momento en Filipinas, con el fin de aumentar la resiliencia de la comunidad, para aunar la RRD y la ACC con las mejores prácticas de gestión de los ecosistemas que protejan los medios de vida de las personas.

Related items

Únete a GNDR como miembro

Contactos

Teléfonos: +44 208 977 7726 | 1833 | 2860

Correo electrónico: info@gndr.org

Únete a la conversación

Nos apoyan

European Commission words under blue flag with yellow stars    
usaidhorizontal small
UK Government logos 2012 UK AID    australian aid blue and red
Switzerland logo-ministry-of-foreign-affairs
GIZ on behalfof BMZ
Sverige Sweden SIDA Logo

Dirección

Oficina del Nodo Global

Red Global de Organizaciones de la Sociedad Civil
para la Reducción de Desastres
8 Waldegrave Road, Teddington,
Londres
TW11 8HT
Reino Unido

Nodos Regionales »

Miembro de